"Todos moriremos. El objetivo de la vida no es vivir para siempre sino crear algo que sí lo haga."

Sobre el amor y otras cosas II

Si al despertar en lo primero que piensas es en el enamoramiento y no en tus sueños y proyectos. Ciertamente vas volando como una hoja empujada por la brisa que no sabe adonde irá a parar. Porque todo bajo el sol tiene su tiempo y razón de ser. Primero se construye una casa y luego se habita un hogar.



El amor debe ir de la mano con tus sueños. Y no solo eso, sino que una esta relacionada a la otra de tal forma que si uno decide enamorarse sin tener sueños claros, solo divaga sin rumbo fijo.

Es importante tener bien claro el propósito de uno en la vida y de realizarlo. En una relación, el otro te motivará y se asegurará que mires en la misma dirección de tus sueños y que no titubees en distracciones. Te ayudará a corregir tus errores en vez de taparlos solamente para hacerte sentir bien. Y esto porque esa persona también comparte la misma visión que la tuya. ¿Cómo sino podrías seguir si tienes a alguien a lado que tiene ideales y visión contraria a las tuyas una vez terminado el efecto del amor? El amor no durará siempre. Cual sedante un día pasará y lo que quedará será recuerdos, costumbres, nostalgia y con mucha suerte deseos. 

He sido por mucho tiempo psicólogo aficionado  de mis amigos (es verdad que mis opiniones podrían ser muy subjetivas por ello), en su mayoría mujeres y he notado que el denominador común de su desdicha amorosa es porque no tenían claro sus sueños ni proyectos futuros. NO SE CONOCÍAN. ¿Cómo podrían entonces saber quién es esa persona indicada con la que compartirán sus vida si ni ellas mismas se conocen?

Si una nació para escuchar poesía y baladas, difícilmente hallará esa idoneidad en un metalero aficionado al Death Metal, por ejemplo. La importancia de conocernos para poder estar seguros en una relación es vital y conocernos significa saber nuestros propósitos a corto y largo plazo. ¿Cómo te vez de aquí a 5 años? ¿Y a 10 años?

Luego de tener definidos el propósito de vida y sueños. Se puede dar paso a la siguiente etapa: El enamoramiento.

Y se cumple ahí a la perfección la siguiente regla:


Ahí tiene la fórmula de la felicidad.

¿Cómo podría uno iniciar una relación si no tiene claro si nació para ser psicólogo o ingeniero? ¿Artista o pastor? ¿Fugitivo o tranquilo soñador? Por poner algunos ejemplos. CONÓCETE para que luego en el futuro no te des con sorpresas no gratas.

He ahí la razón por la que cualquier persona con la suficiente experiencia dirá a algún joven emocionado: "Espera, primero estudia que para todo hay tiempo" y frases similares que a veces suena en oídos adolescentes como el golpe de una hojalata; pero cuán sabias son.



Puede leer, si desea: Sobre el amor y otras cosas I

Aurel Benjamin.